martes, 22 de noviembre de 2011

Padre Ernesto Ranly, C.PP.S.




P. Ernesto Ranly, C.PP.S., murió el viernes, 18 de noviembre de 2011, en la enfermería del centro de St Charles, Cartagena, Ohio.

Nació el 19 de febrero de 1930, en Cassella, Ohio. Ingresó en la sociedad de la Preciosa Sangre en 1944 y fue ordenado el 02 de junio de 1956.

Después de su ordenación fue asignado para enseñar filosofía y religión en el Colegio de San José en Rensselaer, Indiana, que es patrocinado por los Misioneros de la Preciosa Sangre. Enseñó en el colegio durante 17 años antes de que él pidiera una asignación a la Misión de los Misioneros en el Perú.

Pasó los próximos 35 años de su vida en América del Sur. Sus ministerios en Perú incluyen trabajo de parroquia, predicando las misiones en zonas rurales, enseñanza en la Pontificia Santo Toribio de Mogrovejo - Lima, escritura, vocación y formación. También sirvió como Director de la Misión Peruana.

En 2005, lideró en nuevos territorios, cuando la provincia de Cincinnati estableció la misión ad experimentum en Colombia. Allí transmitió el mensaje de la Espiritualidad de la Preciosa Sangre de Cristo. Dirigió a la misión de Bogotá en donde poco a poco fue perdiendo la visión. Amaba la misión pero la tuvo que dejar por su salud, regresando a los Estados Unidos en el 2008.

En San Carlos, continuó su Ministerio con muchos proyectos, incluyendo traducciones al inglés de la escritura espiritual que había hecho en América del Sur. Publicó sus memorias, en donde relata la historia de su vida: creció en una granja en Cassella, Ohio. También, formó parte de un equipo que servía a los católicos de habla hispana en el oeste de Ohio central. A pesar de los multiples trabajos, se mantuvo en constante contacto con sus amigos y colegas en América Latina.

P. Ranly es recordado con cariño en Colombia y en Perú, donde encontró un hogar espiritual en las aldeas rurales muy por encima de la línea de árboles en las montañas de los Andes. Viajó durante días, a menudo a pie, para llegar a las más alejadas de las comunidades. El padre Tom Hemm, C.PP.S., considera a P. Ernesto como su compañero misionero, guía, amigo y mentor.

"Utilizó todos los medios posibles para llevar la buena noticia al pueblo, ya sea por escrito, predicar con el ejemplo de vida", dice Fr. Hemm. "Fue un verdadero líder de nuestra congregación en la región de América Latina".

Fr. Hemm recuerda unirse a P. Ranly para un mes de misión en Perú en 1986, en épocas de conflicto por el terrorismo. "Fuimos a las comunidades periféricas que habían sido abandonados por su Gobierno y sacerdotes porque Sendero Luminoso había amenazado la vida de la comunidad y de los líderes religiosos," dijo Fr. Hemm. "Padre Ernesto fue una inspiración para todos nosotros. Su confianza fue en el poder de la Sangre para llevar sanación y fuerza al pueblo en un momento de verdadera crisis".

No hay comentarios:

Publicar un comentario