jueves, 3 de marzo de 2011

ADORATRICES DE LA SANGRE DE CRISTO

 

00MariadeMatt

María De Mattias, fundadora de las Adoratrices de la Sangre de Cristo, nació el 4 de febrero de 1805 en Vallecorsa (Italia) en una familia acomodada y de profunda fe cristiana. Ya desde niña se familiarizó con la Sagrada Escritura, y sintió un gran amor a Jesús, Cordero inmolado por la salvación de la humanidad.

Se encomendó a la Virgen María para que la iluminara y Dios la hizo experimentar la belleza de su amor, que se manifestó con plenitud en Cristo crucificado, en Cristo que derramó su Preciosísima Sangre por nuestra salvación.

Cuando tenía 17 años, san Gaspar del Búfalo predicó en Vallecorsa una misión popular y María vio cómo se transformaba el pueblo, con la conversión de muchas personas. En su interior surgió el deseo de contribuir, como ese santo, a la transformación espiritual de las personas.

Bajo la guía de un compañero de san Gaspar, el venerable don Giovanni Merlini, el 4 de marzo de 1834 fundó la congregación de las Religiosas Adoratrices de la Sangre de Cristo.

Además de promover la educación de las niñas, reunía a las madres y a las jóvenes para catequizarlas, para hacer que se enamoraran de Jesús, impulsándolas a vivir cristianamente, según su estado de vida. Muchos hombres, a los que no podía hablar, a causa de las costumbres de la época, acudían espontáneamente a escucharla.

Murió en Roma el 20 de agosto de 1866. Fue beatificada por el Papa Pío XII el 1 de octubre de 1950, y canonizada el 18 de mayo del 2003, por el Papa Juan Pablo II.

Actualmente, las Adoratrices de la Sangre de Cristo están presentes en los cinco continentes, específicamente en 28 naciones. En América Latina están hace más de 70 años empezando por Brasil, seguido de Argentina, Bolivia, Guatemala, Perú.

Las Adoratrices de la Sangre de Cristo, ayer como hoy, quieren estar a los pies de la cruz para recibir el amor de Jesús. Pero quieren también estar a los pies de este Jesús que sufre en la humanidad. Comparten las esperanzas y gozos, los dolores y angustias de los hombres y mujeres de este tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario